Seguridad Vial, por José Óscar A.G.

 

Comentario 1. Pasos para peatones.

 

“Como norma general, está prohibido adelantar en los pasos para peatones y en sus proximidades, salvo que se realice a una velocidad tan reducida, que permita detener el vehículo en caso de accidente o atropello”. Con esto quiero decir, que a diario se observan adelantamientos temerarios a gran velocidad (en ocasiones con consecuencias fatales) y sin tener en cuenta los vehículos que están detenidos para dejar pasar a los peatones. Son conductas que ponen en peligro a los peatones y al resto de los conductores.

 

Cuando hay un vehículo detenido ante un paso para peatones es por alguna razón, por lo tanto, debemos reducir la velocidad y observar cuidadosamente si hay peatones cruzando o con intención de cruzar (madres con carrito de niño, ancianos, peatones con mascotas, niños…). Cabe destacar, que algunos peatones cruzan por los pasos para peatones fiándose de que los conductores detendrán sus vehículos para dejarles pasar y no prestan atención al tráfico, por lo tanto, conductores y peatones debemos observarnos mutuamente para evitar posibles accidentes.

&nabsp;

No obstante, podemos, como conductores de los vehículos detenidos, evitar un  posible accidente o atropello; bien sacando el brazo por la ventanilla y realizando gestos de moderación de la velocidad, o bien accionando el claxon para llamar la atención de los peatones).

 

José Óscar A.G. Profesor de Formación Vial de Autoescuelas El Pilar.

 
 

Comentario 2. Distancia de seguridad.

 

Cuando circulamos detrás de otro vehículo debemos tener en cuenta la distancia de seguridad, que es aquella que permite detener nuestro vehículo en caso de frenado brusco del vehículo que me precede sin colisionar con él. Tened en cuenta, que hay conductores que realizan maniobras sin avisar y sin tener en cuenta al resto de los usuarios (cambios de carril sin señalizar, paradas en mitad del carril para dejar o subir pasajeros, frenadas para realizar paradas en doble fila o para estacionar sin previo aviso, conductores que se acercan en exceso al vehículo precedente ante la espera de un semáforo, etc.).

 

Por lo anteriormente expuesto, a la hora de circular por la vía pública, acordaros de que es imprescindible guardar la distancia de seguridad, ya que los vehículos que nos preceden pueden sorprendernos y no darnos el tiempo suficiente para reaccionar.

 

José Óscar A.G. Profesor de Formación Vial de Autoescuelas El Pilar.

 
 

Comentario 3. Puertas y pasajeros.

 

Últimamente, se ha puesto de “moda” abrir las puertas vengan o no vengan vehículos o dejar la puerta abierta, invadiendo la calzada, mientras se realizan otras actividades no relacionadas con la conducción, sin embargo, en la mayoría de las ocasiones estos conductores son conscientes de que están molestando y les es indiferente). Tenemos que tener en cuenta, que los vehículos que tienen que esquivar dichas puertas, en ocasiones tienen que invadir el carril contiguo o el sentido contrario, poniendo en peligro al resto de los conductores sin necesidad.

 

Por ello, animo a todos a que antes de abrir las puertas (tanto conductores como pasajeros) no aseguremos de que se pueden abrir sin poner en peligro al resto de usuarios (mención especial para los usuarios de vehículos de dos ruedas) ni a nosotros mismos.

 

Otra de las “modas”, que llevo observando desde hace tiempo, es la bajada y recogida de pasajeros en cualquier parte de la vía, tales como en el propio carril por el que se circula, entradas y salidas de glorietas, lugares donde se dificulta la circulación de otros conductores, encima de los pasos para peatones, etc. Lo más gracioso de todo, es que unos metros más adelante disponen de un lugar para realizar dichas operación sin molestar. Estos conductores justifican dicha operación, en el mejor de los casos, activando las luces de emergencia. Las luces de emergencia, que por cierto hoy día se abusa mucho de su uso, se instalaron en los vehículos para otras finalidades, las cuales no incluyen la bajada y subida de pasajeros en vehículos no destinados al transporte escolar.

 

Cuando tengáis que dejar o recoger pasajeros intentar realizar la operación en lugares adecuados y donde no se moleste al resto de los usuarios.

 

José Óscar A.G. Profesor de Formación Vial de Autoescuelas El Pilar.